El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Titiriteros
 
Aída Del Carmen Alarcón

Nace en el hogar de los Artistas, de Poen Alarcón y Aída Bertoni, pilares de la cultura artística y teatral de Resistencia. Desde su más tierna infancia se involucra con el quehacer teatral. A los 22 años junto a un grupo de jóvenes viaja a Buenos Aires a estudiar teatro al Centro de Estudios Dramáticos, dirigido por Ariel Buffano. Regresa a Resistencia en 1973. Junto a Gladis Gomes, Carlos Schwaderer y Carlos Ussher, integra en 1974, la compañía de Títeres Candilejas. Emigra al Ecuador en 1976 y junto a Carlos Ussher continúa con la compañía de títeres Candilejas. Dirige desde ese año hasta el presente elencos de estudiantes secundarios y de varias universidades de las ciudades de Cuenca y Guayaquil, deben destacarse los Colegio Nacional de Señoritas Ciudad de Cuenca, Colegio Nacional de Señoritas Guayaquil, Colegio Nacional José Joaquín de Olmedo, Universidad de Cuenca, Depto de Difusión, Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, Grupo de Teatro. Gana premios nacionales y provinciales como directora de teatro. Co fundadora de Sin Preámbulo, Ensamble Cultural Universitario. Gira por Chile, Perú, todo el territorio ecuatoriano, Venezuela, Argentina, Francia. Más de treinta puestas en escena cuenta su repertorio.

 

 
Carlos Ussher

 

Inicia su actividad teatral incorporándose al elenco universitario Los Compañeros en 1973 hasta 1976,  Universidad Nacional del Nordeste 1974  realiza estudios con Gladis Gomes y Carlos Schwaderer y se incorpora al elenco de títeres Candilejas. Emigra al Ecuador en 1976 y junto a Aída Alarcón continúa con la compañía de títeres Candilejas. Director del Taller de Teatro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, núcleo del Azuay. Dirige desde ese año hasta el presente elencos de estudiantes secundarios y de varias universidades de las ciudades de Cuenca y Guayaquil, destacándose  los Colegios Alemán Alexander Von Humboldt, Unidad Educativa Nuevo Mundo y director de la compañía de teatro de la Universidad Católica Santiago de Guayaquil, entre otras entidades educativas ecuatorianas. Creador y director de muchos grupos de teatro y títeres de distintas provincias del Ecuador. Organizador del Festival Intercolegial de Teatro de la Provincia del Guayas. Gana diversos premios en certámenes teatrales a nivel de colegios secundarios. Fundador en 1996 de Sin Preámbulo, Ensamble Cultural Universitario, contando entre sus actividades exposiciones de esculturas, plástica, funciones de teatro, títeres, conciertos de guitarras clásicas, lanzamiento de libros de autores nacionales, etc. En 2003 dirige la gira por la Rep. Argentina por las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Misiones y Chaco. En esta última trabaja solidariamente con la comunidad Toba gracias a las gestiones y participación de Gladis Gomes.
 

Obras de Títeres

 
Siempre hemos creído que la misión principal de nuestros títeres y nuestras creaciones deben estar dirigidas a lograr la sensibilización del ser humano y la recuperación de valores esenciales de la sociedad. El lema que nuestra agrupación ha incorporado resumiendo estos ideales es: “El arte al servicio del ser humano, por la cultura de la paz”
Hace 32 años que llevamos nuestro mensaje y trabajando conjuntamente con numerosas instituciones educativas, entidades públicas y privadas para acercar nuestros proyectos a los distintos sectores sociales. Nuestro mensaje pudo trascender barreras limítrofes y llevarnos a Venezuela, Argentina, Perú, Francia y recorrer todo el territorio ecuatoriano.
 
“El Hada Globo Azul”, con 12 títeres de manopla, varilla y guante. El mensaje es nuestra constante: el trabajo y el esfuerzo en equipo. También con efectos especiales de luz y sonido.
Don Joaquín siembra su jardín y el Hada Globo Azul quiere ayudar, pero es muy distraída, hace magia, y se equivoca, donde Don Joaquín sembró las flores pone los maíces y donde Joaquín sembró los maíces pone las flores. El vividor quiere robar el jardín de Don Joaquín y Globo Azul lo ayuda confundiéndolo con Don Joaquín.
Finalmente el enredo se soluciona (con ayuda del público) y Globo Azul se da cuenta que la única magia que existe es la del trabajo.