“Bordados de Guatemala”

Nueva serie de relieves

Horacio Araujo
2006 – 2011

 

Búsqueda creativa sobre violencia de género.

 

Horacio Araujo

  

Nació el 17 de Febrero de 1957 en Buenos Aires Argentina

Egresó de la Escuela Nacional de Bellas Artes “Prilidiano Pueyrredón”.

 Ha expuesto sus obras en salas de Capital Federal y Buenos Aires, participó en The 18th Yokosuka Peace Exhibition of Art en 1987 en Japón, en The 19th Yokosuka Peace Exhibition of Art en 1989, participa de la Exposición de Cómics del mítico Centro Parakultural en el mismo año y en 1993 participa de The 9th Chigasaki Peace Exhibition of Art.
En el año 2003 participa de MAC 21 Arte e-mail  Marbella -Málaga,  en 2005 y 2006 participa de las Muestras ” _Amateur” Raval-Barcelona, y en 2007 en Feria de Arte, ArtZ, Zaragoza.

 A expuesto sus obras en salas de Capital Federal y Buenos Aires, participó en The 18th Yokosuka Peace Exhibition of Art en 1987 en Japón, en The 19th Yokosuka Peace Exhibition of Art en 1989, participa de la Exposición de Cómics del mítico Centro Parakultural en el mismo año y en 1993 participa de The 9th Chigasaki Peace Exhibition of Art. Entre otros lugares como Salvador de Bahía y Miami.

  

Sobre la obra

Pensando cómo incorporar esos bordados a mis cuadros, se me ocurrió que debería realizar algunas de esas iconografías dibujadas en telas y bordadas con hilos de colores.

El acto de bordar me orientó cada vez más a trabajar con hilos y telas.

El bordado integra el carácter que deseo para mi obra, los materiales están presentes: tela e hilos de colores entrelazados. Además de los elementos que siempre utilizo: madera, cemento, yeso y los pigmentos nuevos que traje de Guatemala.

A la presencia de estos materiales y su técnica, se le suma el diseño y la creatividad personal en la incorporación de los bordados realizados a mi forma y modo.

Incorporar estos nuevos materiales es un desafío a mi búsqueda creativa.

Lo más importante de la utilización de estos materiales es llegar a representar con respeto, la esencia y el carácter de esas mujeres.

Ellas pasan horas y horas entrelazando hilos, puntada tras puntada, diseñando, dibujando con hilos sobre una tela, plasmando todo su ser en cada nuevo acto de creación, pero a la vez siguiendo con la tradición de su tierra y sus símbolos. 

Así, creando, pasan momentos buenos y malos, compartidos entre ellas y sus tejidos. Como en todo proceso creativo, siempre hay algo que no se sabe de qué se trata y por qué, pero aparece…

En esos trabajos se han derramado algunas lágrimas, risas, broncas, impunidad…

 

En esos trabajos sutiles, como una danza de hilos que forman dibujos sobre las telas y establecen color por color en la creación de paños para su vestimenta, que representan a las mujeres Guatemaltecas; encontré una forma de rendir un homenaje. Por aquellas mujeres maltratadas, violadas, asesinadas por esa cultura machista, maltratos que no son penados por ninguna ley.

Me impactó esa violencia social hacia ellas.

Guatemala me mostró la realidad a través de las mujeres sumisas que deben hacer todo sólo porque son mujeres: cuidar de sus hijos, de su granja, subir cerros buscando leña y cargar en sus espaldas cientos de palitos para cocinar, trabajar en la huerta pensando que, con el tiempo, la tierra les dará comida y soñar con que el tiempo les brinde todo ese augurio de suerte: que llueva cuando tiene que llover, y que pare cuando tenga que parar, para no hacer desastres ni aludes. Y si tienen tiempo, dedicarse a realizar bordados en sus huipiles para tener algo nuevo que ponerse, todo en un entorno de silencio, armonía y paz, en convivencia con la naturaleza, que es inocente de los maltratos domésticos que estas mujeres reciben. Esta realidad impactó sobre mí profundamente, sin ignorar que no es en el único lugar en donde se ejerce violencia y maltrato contra las mujeres. Pero sí me permite trabajar en mi obra para mostrar mis sentimientos hacia ese trabajo laborioso, lento, metódico que es usar hilo por hilo. Quiero representar la imagen que tengo de Guatemala en mi cabeza, belleza natural, hermoso país con sangre maya.

Los bordados de las adolescentes cuyos diseños con pájaros, símbolos de libertad, parecen anunciar un destino, el de estar atrapadas, al borde del peligro.

 

Es por ello que una vez terminada mi obra, con todas esas cualidades que he mencionado anteriormente, pretendo herirlas, romper las obras con disparos de bala para que digan algo… muestren algo… algo que sucede allí y en todos los lugares del mundo.

El disparador ha sido Guatemala.

Miércoles 9 de Marzo al 28 del mismo mes

abierto de:

09:00 Hs a  20:00 Hs

Sala Alberto Pío Cognigni

Centro Cultural Cabildo

  

www.horacioaraujo.com.ar

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios