Apertura Jueves 07 de octubre, 19,30 hs.

Sala Capitular 2, primer piso.

 

 

Se dice que una obra es “abstracta” porque ha perdido su materialidad, su realidad misma. Aunque la abstracción no es sino algo mental, esa antinomia abstracción –realismo que se convierte en un hecho meramente psicológico. Hasta la más lograda mimesis es una re-presentación (y abstracción) de los objetos que nos rodean.

Me gusta decir que mis obras son “abstractas” y presencia concreta de la realidad. Concuerdan cabalmente con los aspectos de la vida. Una forma, un color, o el ímpetu y el peso de una pincelada son los fundamentos mismos de la pintura que nos conduce al ruido o al silencio, al desequilibrio o la armonía.

Nada hay que distraiga al espectador, puede observar la calidez de un rojo, lo sutil de una transparencia, el ritmo de una línea, la complejidad de una forma.

 Existe una profunda relación con la materia pictórica y el espacio. En ellos habita el gesto expresivo, espontáneo, por así decirlo psíquico y físico, que convive con el gesto contenido, calculado, mediado por el conocimiento y la construcción a través de los colores, las líneas y las figuras.

La pintura como signo evoca la realidad, lo irreproducible de la vida misma. Pero si consideramos las relaciones que en ella se manifiestan, no dejamos de descubrir que esas mismas relaciones se encuentran a nuestro alrededor.

 

 

Romina Baigorria

 

Inaugura Jueves 07 de octubre, 19,30 hs.

Sala Capitular 1, primer piso.

 

Se puede visitar todos los días, de 9 hs. a 20 hs.

Cierra el Domingo 24 de octubre.

Entrada Libre y Gratuita.

Anuncios